“Desde que me hicieron la corrección del primer texto pensé: ¡jamás publico algo sin que ellos me lo revisen! Me sorprendió mucho que podían escribir como yo, mejor que yo mismo”.

Gsus, Piña Rosa Studio